El gran Mario Benedetti y yo tenemos una cosa en común, que no es poco.. amor por el amor.

Este blog de hoy está hecho de varios, es lo bueno o lo malo que tiene haber tardado tanto en escribirlo… He empezado más de uno y no he terminado ninguno hasta que hoy me decidí a escribir sobre casi todos ellos… que en el fondo eran el mismo!.

Allá va la primera pregunta/reflexión de hoy, muy antigua por cierto, quizá de forma inconsciente lo es casi tanto como el ser humano… ¿Cuánto de importante es el amor?. Oh! yo diría que mucho, en cada una de sus infinitas formas. No creo que esté sobrevalorado, creo en él profundamente… y sé que mueve montañas… No os pasa que hay veces que literalmente se os sale por los ojos como un rayo láser?, Jajaja… a mí sí!!. Y además trato de dirigirlo de forma controlada a quien quiero, por si tiene algún poder sobre natural, porque si lo tiene, será muuuy bueno, eso seguro… jajaja.

Me fascinan todos los tipos de amor que conozco, el de ser nieta, el de ser madre, el de ser pareja, el de ser amiga, el de ser amita de un perro, el de ser amante, el de ser parte de algo bonito … bueno, hay muchos y casi todos verdaderamente deliciosos… 

Turrón y Alma

Segunda pregunta, ¿Se puede vivir sin él?, yo diría que no, creo que sin duda no estamos hechos para vivir sin amor, incluso los mas independientes, autosuficientes, ermitaños… o desengañados… lo necesitan igual o más que los demás y cuanto más alto elevan las banderas de “no necesitarlo”, más lo necesitan!. Generalmente necesitarlo les hace sentirse dependientes, débiles o vulnerables y eso les asusta tanto que prefieren pronunciar las que consideran palabras mágicas “no creo en el amor”… como si eso les salvara…. inocentes jajaj… en mi humilde opinión… no hay forma humana de “salvarse”…

Antes no hablé del que es probablemente el más importante de todos los amores… el que uno siente hacia sí mismo!, además, cuando este se complica, cualquier otro no existe de forma sana… Si no te quieres bien (suena fácil, quizá retórico y hasta absurdo para depende quién), no estas listo para amar ni ser amado… fuerte no?, y extremadamente obvio a la vez.

Y quererse qué supone?… aceptarse, criticarse, asumir en definitiva que somos muy imperfectos y que estamos en constante cambio y sobre todo aprendizaje… eso si tenemos suerte!, porque diría que no hay nada peor que no cambiar… y anda que no nos dan miedo los cambios, casi tanto como el amor, pero eso… eso lo dejo para otro día…

… Resulta que en cuanto nos descuidamos en la vida cumplimos un rol… y no es tan fácil salir de él!Se podría decir que es la trampa principal de esta vida, porque podrías serlo todo y sin embargo te limitas a ser lo que se supone que debes…

Creo que las personas tendemos a adaptarnos al hueco del puzzle que queda libre, o mejor dicho, al que vemos nosotros!, tratando de ser esa pieza aunque nuestra forma natural fuera otra muy distinta y de nuevo aquí volvemos al AMOR…(sí, con mayúsculas), porque quizá es de forma completamente defectuosa y mal entendida, el responsable de que esto pase, porque todo el mundo quiere ser amado y todo el mundo quiere ser aceptado… y si no nos hemos querido antes lo suficientemente bien a nosotros mismos, dejamos que nos quieran, incluso provocamos o pedimos en ocasiones que lo hagan, de forma extraña, por no decir absolutamente desastrosa… pudiendo pasar de ser el sentimiento adictivo mas magnífico, noble y  poderoso del planeta, a algo tan mezquino y oscuro que no se puede explicar… responsable de grandes males, y de otros mucho mas pequeños.

Leo y Alma

Me olvidaba!, otra gran forma de amor que merece su espacio en este, mi pequeño mundo, es la de “dejar ir”… creo que es una de las mas bonitas y desde luego la mas generosa… la de dejar ir a quien quieres o has querido porque sea lo mejor… aceptando y cuidando esa nueva forma de amor, a todas luces maravillosa… difícil, sin duda, porque generalmente la marcha de otros pone de manifiesto las carencias y miserias de uno…. Y hay que estar a la altura de ese nuevo escenario…

Luego… si hablamos de la bondad como concepto, y de lo que unos seres humanos esperamos de otros, o de lo que somos capaces de hacer… la cosa se complica (asumiendo lo relativo de todo, que es algo que me gusta tener en cuenta, quizá para mi confort…), sobre todo porque creemos conocer a alguien (con las expectativas que eso suele suponer) y en realidad probablemente “le hemos conocido” en un periodo de su vida y bajo unas circunstancias… que no quiere decir nada mas que eso!.

Como dice una canción que me fascina “alguien a quién solía conocer” (Somebody that I used to know).

Y si seguimos hablando de lo relativo de casi todo, vayamos con la última pregunta de hoy… ¿Alguien que se cree bueno puede estar siendo profundamente malo en realidad?, pues… tristemente diría que sí.

Soy poco de quejarme en general, o eso creo!… el caso es que de un tiempo a esta parte soy más consciente que nunca de algunas cosas, por ejemplo lo desalmada que es esta sociedad nuestra en ocasiones, la hipocresía y la incoherencia que hay en ella y la cultura mediocre de que todo vale, donde lo políticamente correcto prevalece sobre el bien y el mal…. y estoy un poco decepcionada porque en realidad soy parte de ella también.

Estamos en la sociedad de “borra el mensaje”…

Una sociedad donde alguien te ayuda pero no quiere dejar huella de ello para que nadie se entere, donde te mandan un mensaje escrito a tu teléfono móvil y te dicen después “bórralo” para que no se sepa que se ha implicado en tu vida tomando parte de alguna manera… como si estuviera mejor visto no hacerlo.

A mí me gusta ayudar y creo que estoy dispuesta a asumir lo que eso suponga, lo bueno y lo malo. Cierto es que por otro lado están las personas que ayudan, cuidan, escuchan y hablan desde el corazóndejando por un momento y no sin esfuerzo, a un lado sus problemas para prestar atención a los tuyos, al menos por un instante… Pero… yo, que siempre digo que creo en el ser humano por encima de todo, también detesto su barbarie y su maldad… esa que no ocurre tan lejos, esa que ocurre aquí, junto a ti y delante de todo el mundo aunque nadie quiera mirar.

Me enfada lo mal que puede comportarse alguien que ha sido muy importante en tu vida en determinadas circunstancias, no estando a la altura, y lo dañino que puede ser el entorno con esa aparente calma chicha que lo justifica todo… dejando que las malas acciones se confundan con las buenas como si todas fueran iguales…. por no ser ellos quienes levantan la liebre… Un poco de valentía por favor!!!, (por cierto, «Tiempo de Valientes», una gran película).

Por último y para terminar con buen sabor de boca, hace un tiempo alguien me hizo un precioso regalo… un anillo de papel… Cogió literalmente una servilleta y la enroscó al rededor de mi dedo corazón… Puede no significar nada más que eso, aunque sin embargo también puede significarlo todo… El amor en mi opinión mueve el mundo, ya os lo he dicho, pero esa es solo mi opinión!… Y sí, como también os decía, creo en él profundamente y más aún con mi anillo de papel, porque todo lo bueno siempre está por venir, y porque nos quedan muchos roles por cumplir… y otros muchos de los que debemos aprender a escapar, nos queda mucho por aprender en general!, y eso es maravilloso.

IMG_0055 1
Angie y Alma

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× Whatsapp